Aprendiendo de las Cuencas

 LABoral Centro de Arte y Creación Industrial, Gijón

Sala de exposiciones SabadellHerrero, Oviedo

Septiembre 2013 – Febrero 2014

Este proyecto ha formado parte también de las siguientes exposiciones:

Arquitectus Omnibus

Ministerio de Fomento La Arquería, Madrid

7 octubre – 15 diciembre 2015

Instituto Cervantes de Berlín

18 mayo – 15 julio 2015

Premio Unión Europea de Patrimonio Cultural/

Premios Europa Nostra 2015

Premio Silver Medal. Independent Publisher Book Awards.

Nueva York 2015

 
 
 
 
Comisarios: Nacho Ruiz Allén y Sara López Arraiza, zon-e arquitectos

Artistas: Óscar de Ávila, Basurama, Edu Comelles, Cómo crear historias, Antonio Corral Fernández, Bárbara Fluxá, Marcos Martínez Merino, Fran Meana, Mind Revolution, OSS Office for Strategic Spaces, Recetas Urbanas, Daniel Romero.

Diseño: Bisdixit

Coproducción: LABoral Centro de Arte y Creación Industrial y SabadellHerrero

  

El proyecto de investigación Aprendiendo de las Cuencas tiene como objetivo ofrecer una nueva mirada del paisaje cultural de las Cuencas Mineras Centrales de Asturias. Para ello, se sitúa en correspondencia con algunos de los manifiestos arquitectónicos más importantes de las últimas décadas, surgidos como resultado de afortunados análisis vertidos sobre lugares antaño menospreciados. Las interpretaciones que Reyner Banham, Robert Venturi y Denise Scott Brown, Rem Koolhaas y el Atelier Bow-Wow realizaron sobre Los Ángeles, Las Vegas, Nueva York y Tokio, respectivamente, constituyen referentes indispensables para su desarrollo.

Al igual que estas ciudades, las Cuencas se han visto sensiblemente alteradas en un breve periodo de tiempo. Sometidas a un fuerte proceso de industrialización, han pasado, en pocas décadas, de ser unos valles naturales de estructuras económicas y sociales fundamentalmente rurales a incorporar en su seno pujantes aglomeraciones urbanas de inesperada densidad. Si bien no pueden competir en renombre con los anteriores ejemplos, su herética configuración urbana también es consecuencia del impacto, en un espacio concreto y en un periodo de tiempo relativamente breve, de intereses económicos. En consecuencia, la coexistencia de los paisajes natural, rural, industrial y urbano no se produce en ellas de un modo regulado o planificado. Los límites entre unos y otros están vagamente definidos, lo que impide precisar sus áreas de influencia. En conjunto, las Cuencas se perciben como un magma de identidades contrapuestas pero entremezcladas. Esto ha propiciado la aparición en su seno de modelos edificatorios profundamente heterodoxos que llevan inscrito en su código genético el conflicto sobre el que se levantan. Se trata de arquitecturas híbridas, artefactos mutantes, que, a pesar de la invisibilidad que les otorga su inevitable condición marginal, hoy en día son capaces de ofrecer interesantísimas lecciones arquitectónicas.

Con su estudio se pretende ensayar nuevas áreas de oportunidad en el pensamiento arquitectónico contemporáneo y reconvertir la imagen convencional que se tiene de las Cuencas, un lugar tradicionalmente denostado pero que, examinado desde una mirada desprejuiciada, conforma un entorno único en la estructura urbana europea.

En la Sala de Exposiciones SabadellHerrero, Artefactos de la memoria ofrecen una muestra representativa de la labor de documentación y catalogación realizada durante el proceso investigador. Su contenido se desarrolla a partir del análisis de 40 de los artefactos más singulares identificados en este territorio.

En LABoral Centro de Arte y Creación Industrial la reflexión se extiende a modo de especulación onírica a partir de los contenidos elaborados en la investigación a través de tres apartados: espectros, proyecciones y ensoñaciones, a través de los cuales se plantea una extensión de los objetivos, análisis y métodos representativos de estas arquitecturas en los que colaborarán distintos artistas con producciones específicas: Fran Meana explora nuestra capacidad de imaginar el futuro, combinando el cine documental, la literatura de ficción y proyectos arquitectónicos utópicos; Bárbara Fluxá realiza una lectura de las implicaciones de esta particular yuxtaposición de paisajes (natural, rural, industrial y urbano). Continuando con la línea de trabajo iniciada por LABoral en El arte y su sonido, la propuesta La mina y su sonido coordinada por el crítico y comisario José Manuel Costa con el apoyo del artista y fonografista Juanjo Palacio,  incluye el desarrollo de cuatro piezas de paisajismo sonoro a cargo de Óscar de Ávila, Edu Comelles, Mind Revolution y Daniel Romero, así como una convocatoria para la realización de un concurso de mixtapes desde mediados octubre 2013 hasta mediados febrero 2014. (+info)

Además se incluirán distintos ejercicios de re-significación de la arquitectura de las Cuencas y especulaciones gráficas de otros artefactos posibles con las propuestas de distintos arquitectos y colectivos. (+info)