¡Vamos de excursión!

 

Ambientación sonora para el vídeo Barricadas

de la instalación ¡Vamos de excursión!

de Natalia Pastor

Galería Texu, Oviedo

17 diciembre 2012 – 17 enero 2013

Esta obra sonora ha participado en el proyecto PROTESTA organizado por ESCUCHATORIO y difundido a través de varios medios de todo el mundo

26 septiembre 2015

 
 
 

¡VAMOS DE EXCURSIÓN! es una instalación que consta de un video, varias fotografías y una pieza sonora sobre las barricadas de las últimas movilizaciones mineras.
El título hace referencia a la consigna que numerosos mineros utilizaron durante más de dos meses de huelga para convocar jornadas de lucha, concretando hora y lugar de actuación durante las últimas protestas.
La instalación pretende ser un retrato de la cuenca del Nalón, un testimonio de la situación actual, de los componentes míticos del imaginario colectivo que da aliento intelectual a la actitud luchadora y reivindicativa de un sector, a la vez que busca razones (y valores) que legitimen y justifiquen sus acciones ante el conjunto de la sociedad. Ese imaginario colectivo sostiene la actitud obrera actual reivindicando un pasado de lucha, teniendo como uno de sus referentes la Revolución del 34 y la conocida figura del dinamitero como icono que une el pasado y presente.
La muestra se completa con un montaje fotográfico titulado Enlaces y desenlaces, que recoge imágenes tomadas durante varios años de las pancartas colgadas en los puentes y pasarelas que discurren por el corredor del Nalón, mensajes referentes tanto a enlaces matrimoniales como a las protestas por despidos de trabajadores, que aluden al fracaso de la reactivación de las cuencas mineras, dos realidades paralelas que confrontan el carácter humorístico de los primeros con el reivindicativo de los segundos. Estos mensajes son testimonios de una comunidad que vive mostrándose, el reconocimiento social se adquiere en las ceremonias colectivas que articulan y dan sentido a la vida en las cuencas mineras; los rituales de camaradería en el chigre y en la calle pasan tanto por celebraciones públicas humorísticas y sarcásticas como por acciones directas de combate. Este itinerario cotidiano de ida y vuelta reflexiona sobre los fragmentos de una historia de incertidumbre, agravada por nuevos conflictos que perfilan un futuro poco esperanzador, una problemática local trasladable a otros ámbitos y realidades sociales.